Consejos para una vida universitaria exitosa

Aunque a veces las almas bien intencionadas que dan consejos de vida no hacen más que predicar en el desierto, siempre se agradece que quieran dar su opinión; aunque luego, la experiencia, demuestra que de poco o nada han servido muchos de los consejos de los demás. De todas formas, lo mismo que a mí me contaron batallas y me dieron directrices para comenzar mi vida universitaria, también quiero aportar mi granito de arena y hacer lo propio con todo aquel que quiera leerme:

  • Sé consciente de tu entorno: Asegúrate de conocer bien todo el perímetro de tu facultad. Explora el campus, los edificios oficiales, las aulas, y todos los recintos extraescolares o que tengan algo que ver con la Universidad. Es importante controlar cada espacio de este nuevo lugar, y también la rutina que cada una de las facultades pueda tener como propia.
  • Prepara tus clases: No es que tengas que parecer el típico empollón el primer día de clases, pero nada cuesta estar informado sobre la rutina de las clases; preparar los materiales que vayas a usar más frecuentemente, e incluso hablar con otros alumnos de cursos pasados sobre los profesores. Seguro que los docentes apreciarán eso mucho.
  • Cuidado con las relaciones sociales: Nuevas caras, nuevos amigos, nueva gente a la que conocer… Al principio la facultad es toda una vorágine de nuevos encuentros y presentaciones, pero ten las antenas en modo alarma: como en cualquier entorno, no todo es lo que parece, y puede que ciertas compañías o ciertos hábitos no te hagan bien en absoluto.
  • Ponte objetivos y no te satures: Sé realista con tu propias capacidades y también con tus deseos; sobrecargarte de trabajo y tener expectativas demasiado altas sobre tu capacidad de estudio y de trabajo no te ayudará en nada, e incluso puede hacer que un pequeño fracaso se convierta en un verdadero lastre en tu subconsciente.
  • Gestiona bien tu tiempo: Organización es la palabra clave para todo estudiante, ya debes saberlo si has llegado hasta la Universidad. Pero si cabe, ahora es mucho más importante, así que una agenda y un horario bien organizados te permitirán cumplir con tus compromisos académicos, pero también con los sociales y familiares, e incluso laborales, si ese es el caso.