La vida universitaria, una nueva experiencia

Está claro que lo que más preocupa a nuestros estudiantes universitarios de primer curso no es el cambio en sus rutinas de estudio, ni las nuevas clases, ni siquiera los programas o temarios de la carrera elegida. Aunque suene un poco frívolo, la mayoría de estos chicos y, sobre todo, chicas, lo que realmente tienen en mente es el aspecto social de la nueva etapa que emprenden: esto es, cómo comportarse y cómo ser aceptado, e incluso popular, con sus nuevos compañeros y profesores. Si no has ido a la universidad quizá esto te suene una tontería, pero si lo has hecho, seguro que lo puedes entender.

Es más, si además has sido un universitario reciente, has debido vivir esta situación, porque los tiempos han cambiado, y el qué dirán, ahora más que antes, pesa entre toda esta nueva generación de futuros licenciados. Y si hay un lado al que afecta más, como he señalado, ese es precisamente el femenino, ya que son ellas las que experimentan la mayor presión en este sentido, queriendo ser una más de toda la horda de universitarias que van a conocer, muchas veces sin el afán de sobresalir, pero siempre queriendo no ser menos. Y para ello, muchas eligen el camino fácil, así que conocer historias de universitarias follando a diestro y siniestro no es nada raro ni nuevo en cualquier facultad; sólo que a veces, aunque las llamen guarras y viciosas, no hay nada de eso, sino que tienen sexo con sus compañeros sólo para ser aceptadas y ser, en su idioma, sólo “una más”.

¿Creías que esto había pasado de moda, y que la liberación de la mujer había dado al traste con estas situaciones? Olvídalo, aunque desde luego hay que agradecer esa liberación, porque al menos sabes que las circunstancias pesan un poco menos en la vida de estas estudiantes, y que si acaban teniendo sexo con cualquiera de sus compañeros, o incluso de sus profesores que de todo hay, lo más seguro es porque así lo quieren. Y oye, presionadas o no por el entorno, si una se va a la cama con alguien que te gusta, pues nadie puede quitarte el placer que eso te da, algo muy importante a la postre si hablamos de la liberación sexual y el sexo libre y consentido.

Todo bien por ese lado, pero por otro no olvidemos lo que nos ha traído hasta aquí: el ansia de ser reconocidas como una más, e integrarse en la vorágine de la vida universitaria. Estas chicas piensan que tiene por delante varios años de carrera, que empezar mal a nivel de amistades y conocidos puede arruinar realmente su vida social, y que la universidad sólo es un tiempo limitado en la vida pero que realmente marca lo que está por venir después; así, no dudan en hacer cualquier cosa para montarse al carro de esa rutina estudiantil, que verdaderamente puede ser muy importante a nivel psicológico y pesar sobre nosotros en años posteriores, si no lo manejamos bien.

Luego, por este método del folleteo para ganar reconocimiento, hay quién realmente se vuelve famosa, aunque no se puede decir si es buena o mala fama (sospecho que más bien es en este segundo caso si acabas en boca de todos como una chica fácil, por más arcaico que suene el término). E incluso quien se hace celebre sin esperarlo, como una pareja que tuvo sexo en la UPV y acabó siendo trending topic en las redes sociales. Seguro que vieron como una aventura eso de colarse en la uni para tener sexo morboso, pero parece que no les salió muy bien la jugada, y es que nadie espera volverse famoso mientras a uno lo graban con su novia en el momento más íntimo… Pero en fin, si uno no comete errores con estas edades, ¿para cuándo lo va a dejar?,